jueves, septiembre 4

Paris desde Buenos Aires.

Es madrugada y me cuesta dormir. Me pregunto ¿Cómo sería hoy mi vida en Paris? Dos veces me dije, si hay un trabajo para mí en este bar , me quedo. Las dos veces había un trabajo para mí y no cumplí. La primera vez estaba con Carolina y fue en el Cafe Noir. Años después Carolina me confesó que tuvo miedo de que la abandonara allí mismo. Un pequeño letrero pedía una persona de buen humor y sensibilidad musical. Entre los cds que pude ver, llegué a divisar Tindersticks y Nick Cave. Este año otra vez. La gran diferencia es que Carolina no estaba (físicamente)y que estaba en Paris hablando un francés más que aceptable, lo que hacía todo mucho más posible. Sé que el trabajo hubiera sido mío. Un bar impecable, un barrio para mí. Incluso una chica llamada Beatrice me dijo que no podía desatender ese llamado. Así lo hice y aquí estoy. Miriam cree que las cañitas es como Paris y que le alcanza. Me encantaría vivir en esa fantasía pero no llego a habitarla. Mi fantasía es que Paris podría haber sido mía. O que es mía, que me adueñé de ella en tres días y una noche en bicicleta.

Dj Malhumor

2 comentarios:

LAPOR dijo...

Me gusta mucho esta entrada. La verdad es que tienes el don del blogger: he entrado por curiosidad y ya me he leído varias, supongo que por tu capacidad de síntesis. A ver si aprendo..
Ummmh... un bar donde: ponen o venden Tindersticks? Ese grupo sí me gusta; Y si yo viera a Stuart staples me quedaba en cualquier sitio, jeje. chao again

*por cierto, ya he visto que eres porteño y yo estoy todavía con el subidón de mi viaje reciente. Ni te cuento LA BOMBA DE TIEMPO, yuhu! Un placer

encerradosafuera dijo...

Un placer enorme que los mensajes lleguen...

Sr Malhumor.