martes, junio 16

¿y? ¿cómo estuvo Ciudad Emergente?

No fuímos. ¿Nos perdimos algo? ¿Hubo alguna cosa memorable? ¿Algo que les de verguenza ajena? Cuéntennos che.

5 comentarios:

Seba dijo...

En sí el evento era muy repelente, completamente alejado de la idea de contracultura y fiel a la idea macrista de lo que es "cultura".

Ahora bien, el show de Russian Red fue buenísimo, revaloriza su disco en el directo. Momento culmine con un cover de The Magnetic Fields.

El resto del festival no me atrajo, tal vez porque no pertenezco al target al que apuntaba el mismo. Si la idea de artista "emergente" es Juana Molina (a la que respeto mucho, pero dudo muchísimo que sea una artista que recien sale a la luz), tenemos ideas muy distintas de la gente del macrismo.

Celestísima dijo...

Coincido con el comentario anterior en que está lejos de ser un festival de Contracultura. Y la mayoría de los artistas eran lo que se podría denominar "emergentes", si bien la mayoría también tiene una larga trayectoria.

Obviamente que Juana Molina no entra dentro de esa categoría, pero supongo que habrá sido una invitada especial o algo así.

A mí en una mirada muy parcial me gustó ver a Pánico Ramirez y fue la oportunidad de que adelanten uno de los temas de su nuevo disco. Y pude ver a Mariana Bianchini que tenía ganas de escucharla en vivo y tal vez si no fuera por festivales de estas características no tendría la oportunidad de tener un primer vistazo de algunos artistas.

kermit dijo...

primero: ningún gobierno puede organizar nada "contracultural", al presentarse algo en un espacio que auspician ellos ya se está "oficializando"
segundo: muy bueno les mentettes, no los conocía y me sorprendieron
tercero: verguenza ajena me dan los bicicletas, pero más aún los periodistas que insisten en hablar maravillas de ellos, vayan a limpiar sus ipods, sordos!

lau dijo...

Yo la verdad no tengo opinion acerca del festival porque solo fui a ver una banda y entre derechito nomas a verlos (llegaba tarde!) y luego me fui. Pero gracias a eso escuche a Les Mentettes y me encanto lo que hacen. Hubiera estado mejor la experiencia si el sonido hubiera sido un poco mejorcito.

Helena dijo...

Si fueramos puristas, deberiamos ya que si Strummer se dedico a una purga stalinista dentro de su bada porque nosotros no!, habría que señalar: ningún artista es emergente.

Los mercados son emergentes. Es un término nefasto que viene de una tradición, ni siquiera post 90, post cromañon en donde los lugares que quedaron vacantes fueron y son copados por gente que no viene de lugares alternativos, de la cultura, etc. Viene de gente que trabaja en una multinacional y aplica teorías del marketing a los procesos culturales que si bien deben, aunque no en todos los casos, ser vendibles, solo para facilitar el recambio del artista entre un disco y otro, no deben ser por condición principal un producto. Y ahora lo son.

Sumado a que las razones por las que se hace una banda ahora no son hacer canciones. Es en Estados Unidos el dinero, producto de programas de MTV en donde te muestran como viven las "estrellas", o el pertenecer, consecuencia más local debido a un mercado mucho más chico. Entonces las bandas ya no dan recitales o arman fechas; priorizan un evento.Deben estar en deteminados lugares. Deben hacer photoshooting. Dicen cosas como live! o Vs! o estamos en todas las plataformas virtuales!. Y así.

En abril el gobierno de la ciudad contribuyo a que lugares como El Nacional no abrieran más sus puertas. Es necesario señalar que era uno de los pocos lugares que no cobraban por tocar. Situación que hay que revisar urgente: no se puede pagar por tocar, no precisamente se paga por el Carnegie Hall. Hablamos del zaguan al sur, paradojicamente regenteado por músicos, o plasma. Entonces el gobierno que exacerbera los precios por tocar, ¿500 pesos por zaguan al sur? prefiero irme a montevideo con mi baterista y componer en la rambla total somos dos y alcanza, y suma lugares clausurados se mete en el bolsillo a 20 bandas, quizás más quizás menos no las conte, porque apoya la cultura joven emergente.

Entonces sin demonizar a los musicos, sin poner el acento en nigun nombre, habría que pensar porque artistas le dicen a este gobierno: si. Lo que antes era rebeldía: te digo NO, ahora es pura abulia: y....dale.... total, bueno si. En el line-up, me quiero sentir joven y escribo en inglés, hay artistas y bandas que no llevan ni siquiera 100 personas. O sea las más complicadas, las que definitivamente no tienen donde tocar o cuentan con espacios minoriatarios para tocar. Y eso viene desde Telerman, que me cae peor que Macri lo quiero decir, y finalizado por este tremendo forro que esta ciudad tuvo a bien votar.

Entonces el punto no es Macri o el desacuerdo interno. El punto es que las cosas llegaron a un punto tal en donde el cinismo y la mentira reina por sobre la posibilidad de hacer algo bello, contracultural, diferente. La ciudad es un caldo de cultivo para que emerga algo más cercano al grunge que al indie. Y sin embargo....

La imagen de Chaban reducido a un blindex, en realidad sintetiza todo lo que quiero explicar, a duras penas puedo entender y definitivamente no quiero aceptar.