lunes, abril 25

Vuelta a la vida real

Se terminó el festival y como de costumbre nos quedamos afuera de los premios, siempre en otro lado. La española que ganó, El cielo gira, parece que estaba bárbara pero nos enteramos demasiado tarde. La de Acuña, Como un avión estrellado, ni se nos ocurrió entrar y la que entró se fue como vino, yo nadar solo no la vi y no estaba en mis planes verla, es más, diría que ni mamado entraba, pero mi amigo Cesar viene y me dice que le encantó; sí sigo así pierdo todos mis amigos. Al que vi fue al director ruso de four que se llevó un premio también. Lo vi a él, ya medio borroso, cerca de la una de la mañana. Después empezó la película y la ví también hasta que me dormí. Llegué hasta allí en busca de una buena historia que no abundan, ni fuera ni dentro del festival. Tres personajes en un bar, se cuentan cosas. La atmósfera es intensa e interesante. Película de locaciones inverosímiles. Después la chica de las tetas grandes camina hacia un funeral llena de viejas rusa que parecen sicilianas. La chica camina mucho, la atmósfera se hace onírica y yo me duermo. Me despierto porque las viejas parecen brujas y gritan y gritan, la chica camina y veo unos aviones. La vieja más bizarra de todas canta, yo despierto, el film termina. Si alguien la vio que cuente que pasó en el medio.
Mis últimas imágenes del festival fueran una mezcla de fluidos diversos en la cara de la protagonista de The Wayward Cloud, la última de Tsai Ming Liang, más sacado que nunca. Yo evitaría verla con mis padres o en una primera cita (a no ser tu estilo sea el de Taxi Driver). Si uno lee el catálogo pareciera que se trata de una simpática comedia de enredos. Si hay algo que no hacen los personajes de este director es enredarse entre ellos. En ¿Qué hora es allí? Tsai Ming Liang parecía haberse relajado un poco y aunque los protagonistas vagaban en dos continentes distintos hasta parecía una historia de amor. Aquí los antiguos personajes vuelven aunque cambiaron un poco. El romántico vendedor de relojes es ahora actor porno. ¿Se imaginan una secuela de tienes un email donde Tom Hanks se vuelve un junkie? Ta bueno. Ta sacado el chino che. El de Tsai Ming Liang era para mí un cine de goteras. En esta en cambio una sequía azota Taiwan y lo que gotea es semen. Ta sacado el chino.
Dj malhumor

1 comentario:

peperina. dijo...

hola
los queremos
nos hacen sentir copadas

no van a leer nunca esto
pero bueno les mandamos un .. cariño

cande y viole