jueves, diciembre 13

Pequeño mundo. Dj malhumor en Viena.

Ayer tocó Bishop Allen en un bar acá la vuelta. Pasamos a ver qué onda con mi amigo Andreas que recién había llegado de Múnich. Estamos en la Viena de B Fleishmann. Le dije que pasáramos a ver, que tal vez sería un poco caro porque los Bishop Allen están más que en ascenso. De hecho son una de las bandas favoritas de Pablo. Puedo confundirme. Mi memoria tiende a deformar la cosas, pero bueno, hizo una reseña del primer disco más que elogiosa. Y aquí estamos. Entramos al bar que es una barra no muy grande y más allá una sala donde no entran más que 50 personas y allí hay una banda tocando y reconozco al cantante que está haciendo de las suyas. Parece una película de olmedo y porcel. El bar tienen un aspecto de cabarulo y la gente baila rodeando al grupo como en La carpa del amor.
No, no es muy caro, no se paga entrada, el precio de una cerveza, el precio de todos los días, dos euritos y los Allen tocando ahi al fondo rodeado de 40, 50 personas que cantan y se mueven con sus canciones pegadizas. El pibe está ahí nomás. Le miro los zapatos (sin cordones), la marca de los pantalones (no tienen marca), la guitarra que parece el bajo de Paul McCartney. Miro a la chica de los coros. Tiene una melena larga de los sesenta y canta muy bien.Se que suena contradictorio pero es así, una melena de los sesenta. Hizo una canción ella solita y un vibráfono que toca el guitarrista, el otro de la tapa del primer disco. Hay una batero y un bajista con barba que me hace acordar a mi hermano antes de que naciera su primera hija, tan joven él y ya papá. Después la chica se baja de la tarima y se pone a vender remeras y cds durante los bises(Covers de Creedence y bailamos todos). Es un lindo mundo este. Por momentos. La gente hace música para divertirse, la gente escucha música para divertirse. No existe la industria, ni la responsabilidad, ni el trabajo. El cantante hace palmas y golpea su taco contra el piso.
Llueve desde que llegué hace cinco días. LLegué y lo primero que pregunté fue si B Fleishmann tocaba este fin de semana. Y tocaba. Dj set en un bar a cinco minutos de su casa. Transporter se llama el bar. Entramos y nos pusimos en una mesa muy cerca de la consola. Es un bar tranquilo y relajado, parece un poco Palermo. El dj es B Fleishmann. No es como lo esperaba. Parece una persona que le gusta la música. Lo hacía un intelectual con anteojos de diseño. Mañana nos encontramos en un bar para charlar un rato y hacerle la encuesta de encerrados afuera. Mientras tanto los Bishop Allen siguen desperdigando pop mientras el bajista barbudo le da al Jim Beam. Dice que la gran diferencia entre Austria y EE.UU. es que aca el Jim Beam no tiene una tapa de plástico. El cantante agrega que la otra diferencia es que aca en Austria no están metidos en otra guerra como ellos. Qué puedo decir de Bishop Allen? Que tienen muy buenas canciones, que son la banda que esperás escuchar en un bar si por una noche, tu vida, se transforma en una película.

Dj malhumor.

5 comentarios:

T. S. Eliot dijo...

VIENE DYLAN MUCHACHOS

Decepcionado de Castelar dijo...

amigo eliot;
el rumor es que dylan toca con calamaro en river, a mediados de año.
en vistas de lo (no) vivido con los pixies en el personal, seguro que en vez de dylan toca cacho de fiorito.-

GreenArrow dijo...

Estimado Malhumor, soy seguidora de sus aventuras transatlanticas, por montreal, con las ballenas, en hoboken, en el fin del mundo, bueh, todas como verá.
Que trabajo maravilloso posee usted para disfrutar estas delicias del pequeño mundo musical? No necesita una asistente?


PD= Y si, viene el gran Bob. Tal vez quiera volverse para ese entonces, no?

Kermit dijo...

lo de dylan + calamaro era idea de los cerebros de popart
que perdieron la pulseada con los de fenix
esperemos que no haya soportes que arruinen la velada dylaneana
y si ponen a alguien que sea a the white stripes

encerradosafuera dijo...

Primero están las ganas de conocer el mundo, después se hace lo que se puede. Traficante en Tanger, marinero en Ushuaia, corredor de formula uno en Montreal. Sí necesito una asistente. El requisito fundamental es que sea lectora del Corto Maltés.

Dj malhumor.

PD: Dylan en Buenos Aires, suena muy bien