viernes, abril 6

Americanos e independientes.


Instrument
de Jem Cohen y Old Joy de Kelly Reichardt

De Instrument no me queda mucho para agregar a lo que dijo Pablo más adelante. Creo también que es una película fundamental para cualquiera interesado en el rockpunkpop y la cultura (contracultura) popular. No se trata solamente de un excelente documental, es una película hecha y derecha (no se preocupen, ya me enteré que el documental no es un genero menor). La música de Fugazi, una bola de energía en bruto, se vuelve muy inspirada por momentos en que la película, el director, también lo hacen. Hay toda una galería de retratos epifánica e inspiradora. Este pibe Cohen ha encontrado maneras ingeniosas y respetuosa del contenido para transmitir y transmutar eso que vemos. Toda una estética y ética a la vez. Nuestros corazones undergrounds no pueden quedar más encendidos. Un lugar aparte para la charla del director con el público. Muy amable, entre sus intentos de hablar español y los desastrosos traductores de siempre todo viró hacia el malentendido como de costumbre. Pero lo mejor llegó al final cuando dos jóvenes undergrounds porteños le dijeron que en Bs.As. Fugazi no sería posible porque la municipalidad no habilita lugares para tocar!!!! Cohen respondió inmediatamente, no lo creo, siempre hay una forma. De eso trata la película precisamente, desgraciadamente no entendieron mucho (justo cuando parecía que habían entendido). Jóvenes independientes argentinos, hagan algo independiente por favor!!!! Piensen de manera independiente por favor!!!! ¿Que quieren? ¿punk subsidiado por el estado? Buscate un sotano, buscate una terraza, tocá en la casa de tu abuela. Toca!! Hacé música!!! Cambiá algo!!! Una peli inspiradora para el que sepa escuchar.
Como Old Joy. En la sala muchos salían con cara, esta bien pero le falta algo. Del otro lado quienes vivimos en este mundo encerrados afuera estaríamos tentados proponerla para el oscar. No creo que hablar de ella la beneficie. Hay que verla y experimentarla. Por supuesto, es de las películas que más nos gustan. Por la estética y como la anterior, por la ética. Es una película muy pequeña y no le falta nada. Voy terminar diciendo algo muy odioso y palermitano. Está peli es un haiku.

PD: para los despistados, la música es de Yo la tengo, uno de los protagonistas es Bonnie Prince Billy


Santiago B

2 comentarios:

satur dijo...

vieja, no estarás muy enterado, pero no se puede tocar ni en lo de tu abuela hoy día. vos te enteras de muchos recitales en lugares que estén por fuera del estado o de las empresas? conoces mas de cinco lugares donde se organicen toques que el dueño no sea telerman, el gobierno de telerman, o un empresario que coimea a telerman?

no siempre se puede hacer algo más que patalear para que no te rompan las pelotas.

actitudmenosaire.blogspot.com
desde ahi se llama a la protesta. telerman ya leyó la proclama. "algo voy a hacer", dijo.
pffff

encerradosafuera dijo...

Estoy enterado, pero no es el punto de si te dejan tocar o no. Necesitas permiso para tocar en una casa? Antes de Cromagnon la escena no reventaba...era tan pobre como ahora...pero bueno...ahora está la escusa...por supuesto que de telerman o el que sea no se puede esperar nada...Desde cuando una municipalidad pudo ahogar el rock? Lo hubo en la dictadura, lo hubo en las peores circunstancias. Mira un poco la escena inglesa también, la policia los corría de todos lados, en todas las épocas, en el norte las regulaciones son mucho más severas que aca...en Argentina todo se transforma y se institucionaliza...el punk, las raves, el avant garde, el cine independiente, lo que sea...Sí después de ver la pelí de Fugazi la conclusión es aca no podemos por Telerman...y bue...

Santiago B.