domingo, abril 13

Boarding Gate, de Oliver Assayas

Si uno pudiese hacer que las películas durasen menos, este sería un buen ejemplo a achicar. Y no lo digo en plan censor, sino en plan "no me hinchés más las pelotas, Assayas".
Este insufrible policial modernoso, que pretende inmiscuirse en el mundo de las multinacionales, el tráfico ilegal y demases, no es más que un largo fiasco.
Asia Argento es una muchacha peligrosa, que conoce los secretos oscuros de varios personajes poderosos, pero quiere dejar todo ese mundo para dedicarse a regentear un naiclú. Lo primero que tiene que hacer es retomar su relación con Michael Madsen, un empresario que decidió retirarse. Con esto, no hace más que meterse en una trama donde no se sabe quién está en qué bando. Sin embargo, esa misma trama es lo más parecido a un policial berreta que se les pueda ocurrir. Seguro que es a propósito, ¿no?
¿Me parece a mí o lo más interesante de la película -y lo único que he visto resaltado con ahínco en varias críticas a favor-, es Asia? O al menos, las escenas que comparte con Madsen, cargadas de morbo y perversión, que si bien son un poco morosas, tienen una tensión particular, que a mí me hizo acordar a la relación tormentosa entre Madonna y Keitel en Dangerous Game, de Ferrara. Pero eso es todo.
Assayas es como un nuevo Win Wenders, que perdió el rumbo después de esa genialidad llamada Irma Vep, para transformarse en un pelotudo que quiere hablar "sobre el futuro que ya vivimos en este presente", de manera obsesiva, ombliguista y ciega. Boarding Gate es una película larga al pedo, flojísima de guión, poblada de idas y vueltas que no hacen más que cerrar sobre sí mismas y con una resolución digna de develar para que la gente no la vaya a ver. Para colmo, por sobre todo, se nota que Asia se operó las tetas, arruinando uno de los cuerpos más agraciados y deseables de la pantalla grande. O sea, de desilusión en desilusión. A ver cuando dejan de inflarlo a Assayas un hombre con mucho pasado, que se está encargando que quede bien, pero bien pisado.

1 comentario:

kermit dijo...

avisá cuando la pasen en The film zone!