domingo, abril 24

Algunas reflexiones post Bafici

Para empezar. Somos un poco (un poco, ja!) quejosos, pero es un poco como el hincha que ver jugar mal al equipo, o lo ver jugar no todo lo bien que podría y entonces pide cambios, incluso que se vaya el técnico. Eso para justificar un poco la pasión. Ahora, defendiendo al Bafici de nosotros mismos; el Bafici muestra lo que hay, y lo que hay, sorprendentemente, es poco de bueno, mucho de ni fu ni fa y de cuando en cuando alguna obra de talento. Vi unas veinte películas; podría haber visto unas cuantas más, me cuidé de las sospechosas y me fue bien, en otros festivales las veía y me clavaba mal.

El problema con el Bafici es que es un gran congreso de especialistas (imaginen médicos de la especialidad que quieran) con público. Los congresos muestran el estado de cosas; tanto las investigaciones de punta como los trabajitos modestos de alguno que quiere lucirse o darse el gusto de presentar algo. Si es muy aburrido te vas afuera a comer alguna cosita o tomar café; lamentablemente en el Bafici no hay de eso y además hay que pagar la entrada. En el Abasto veía caer mucha gente sin idea de que había un festival. Era muy gracioso escuchar la explicación del boletero. El subtexto era "no entre que se va aburrir". Así y todo muchos valientes se mandan. Hay muchas posibilidades de que no vuelvan nunca más. Más allá del Bafici me sorprende las pocas ideas que andan dando vueltas por un mundo tan saturado de imágenes y con tanta tecnología a mano. Los años acumulados viendo películas tampoco ayudan hay que decir. El famoso miedo de aquel que no quiere estudiar literatura porque más vale prefiere leer libros. No se, que me ayude algún estadístico, cuántas películas se producen anualmente, muchísimas. Sí me digo, para mí lo bueno es poco. No quita que la selección podría subir el nivel sí no fueran tan parroquianos los programadores; pero ¿cuánto? ¿Cinco pelis más buenísimas?: No influiría en el conjunto. Otra cosa ya que estamos. Apoyamos la diversidad claro; pero es hora de reconocer que la diversidad es bastante uniforme. Espero que se entienda. Veinte cineastas diciendo lo mismo aunque lo diga cada uno de ellos en nombre propio no es diversidad. En algún lugar Peter Brook decía que para un actor mirar para adentro no es garantía de nada; cuando se mira para adentro todo el mundo ve más o menos lo mismo o quiénes nos creemos qué somos (¿había un disco que se llamaba así no?). El Bafici es una buena muestra también de cómo nivela para abajo la institucionalización, las escuelas; los gustos regulados por la teoría o mejor dicho, lo que pasa por teoría y más bien es un sentido común de segundo grado. Mal que le guste a muchos el dinero puede llegar a ser más creativo que la academia; cualquier cosa es buena mientras lleve gente al cine; para la academia no; la academia es mucho más conservadora aunque crea lo contrario. Me sorprenden en ese sentido los ingleses. El documental sobre el sello Creation es tan instructivo. Siempre empieza con algún pibe que necesita plata. La gran cosa de la cultura pop inglesa es que la manera de hacerse notar entre tanta producción y así hacerse famoso y tener plata es ¡ser original!! No digo que siempre funcione; pero funciona muchas muchas veces. En fin. Imagino el día en que lea un catálogo que comience diciendo: la verdad que este año los cineastas del mundo no le pusieron onda; vamos a mostrar lo que se hizo, esperamos de corazón que no se aburran; los números puestos ganaron en todos los festivales; posiblemente haya dos o tres tapados que ni vimos; el resto es lo que hay.

Santiago B.

2 comentarios:

Razz dijo...

Me parece que mucha gente tampoco va al festival a hablar de cine sino que espera ver esa gran película que no ve durante el año. Cuando entienden como "gran película" una bien armadita, que no decaiga en las 2 horas.. Pienso en Finisterrae, que fue puesta en la sección "cine del futuro" (creo que esta sección fue un acierto) Y me parece que con el correr de los años el bafici fue perdiendo en lo lúdico, en películas que podían no ser tan geniales pero intentaban algo mas que el golpe de efecto y el lugar común. "Jugá pibe" le diría el Diego. Hubo varias que lo intentaron en este festival, seguro había mas que me perdí, pero antes directamente ocupaban secciones enteras. Me gustaría que vuelva una buena idea que surgió en el bafici del 2002, sin presupuesto, que eran proyecciones gratuitas donde una personalidad armaba el programa, del estilo "la videoteca de fulano" y solías encontrarte con joyitas. No se si encararlo de la misma forma, pero el concepto de entrar y que un tipo saque de su baúl algún truco, tiene algo de mágico. (también podías comerte bodriazos, claro) Quizás ahora todo está mas prolijito. Las películas son "correctas" Falta soplar y que se desparrame todo otra vez, por lo menos para ver que pasa.

Por otro lado, puedo pedir cambio de técnico? Que vuelva Peña, y traigan a Manes, no se en que esta pensando Grondona.

Juan Upma dijo...

Sí, coincido bastante con Razz.

Quizás la cantidad de películas es exagerada y habría que seleccionar con más criterio. Yo dudo que a los programadores (que son 5 o 6) realmente les parezca que las 350 pelis programadas son lo suficientemente interesante como para traerlas. Quizás estaría bueno como dice RAzz meter alguna sección de curaduría de joyas viejas y combinarlo con 100 o 150 largos (que igual no nos va a eximir de bodriazos).

También coincido con Santiago en que posiblemente no hay mucho más fuera del bafici... pero creo que así es con todo. TAmpoco hay 20 o 30 discos por año que te vuelen la cabeza. Si hay 3 o 4 y varios muy buenos es un gran año. También creo que hay un canon de "película indie arriesgada" que no son naad arriesgadas, sino que siguen unas fórmulas bastante esquemáticas, películas festivaleras, aburridas y cobardes. y lamentableemnte hay mucho de eso en el cine argentino.

A mí el BAFICI no obstante me sigue pareciendo buenísimo que exista, y si lo sacan me volvería loco como Pino con fibertel. En general de mis películas favoritas del año siempre la mitad o más son películas que vi en el festival, y, lamentablemente, es la única semana donde podés ver cosas como Finisterre o 31 minutos o Gravity o miles de cosas más en pantalla grande y buena calidad. Eso hay que cuidarlo. A mí me gusta mucho Hollywood, pero también necesito ver cosas más locas y arriesgadas, y eso lamentablemente sólo se puede ver en el bafici y muy eventualmente en ciclos de la lugones o el malba.

Así que a valorar al Bafici y a mejorarlo.